Compartir:

Algo que nace, como que aletea.
Un átomo de vida se ha encendido,
y el universo ejerce su tarea.
¿Dónde estará la fuente del olvido?

En el incendio inútil de una rosa
pereció perseguida mariposa.
La noche puso en pie nombres callados.

Todos los sueños estaban despiertos;
y la vida con los ojos cerrados
y la muerte con los ojos abiertos.

Rosa Diz Platis, Vilanovesa de 53 años que residía en Vilaxoán, falleció el 27 de octubre de 1993 a consecuencia del disparo de un policía autonómico a bocajarro sobre la pescantina. Y todo por unos cuantos xureliños, algo penoso y a la vez terrorífico, aunque más lamentable fue la defensa a ultranza que D. Manuel Fraga Iribarne y sus acólitos de la Xunta hicieron del agente armado, algo que inmediatamente nos retrotrae a los sucesos de Vitoria de 1976 (y esto no lo decimos nosotros, está reflejado en los recortes de prensa que conservamos dentro de la caja del vídeo).
Descanse en paz, Rosa Diz.
------------
Texto y grabación imágenes*: Manuel Guinarte. Soneto de Carlos Pellicer.
*Informativos de todos los canales y programa especial de Misterios sin resolver.
 
Top