Compartir:
Tomás Roncero es redactor del diario As y colaborador habitual de Carrusel Deportivo de la Cadena Ser y Punto Pelota, de Intereconomía. Hace un par de días tuiteaba desde Carríl: Una pena que en un paraíso como es la ría de Carril, junto a Villagarcía de Arousa, haya depósitos de residuos tóxicos. y acompañaba con la siguiente foto.


La historia completa en la Voz.

Por otro lado, la reciente bandera azul concedida a la playa de O Preguntoiro en Vilaxoán todavía no ha sido entregada, y en el lugar reservado para su izado, alguien decidió poner una bandera pirata.
El concello retiró la bandera, -y siempre según las tertulias de las redes sociales- al parecer esto no sentó nada bien a un concejal que soltó publicamente una perla del tamaño de la de Roncero, dedicada al dueño de la susodicha bandera y entendida como ofensa al pueblo marinero.
Todo esto demuestra una vez más el protagonismo que adquieren las opiniones en las redes. Fiables o no, como el reciente bulo de la donación de la prima de Iniesta, mucho más deseada que la de riesgo, (protagonizado por cierto por Abel Romera, compañero de Roncero en el Diario As).

El caso es que los dimes y diretes que se hacen pública y virtualmente en facebook o twitter principalmente, no solo pueden facilmente adquirir el grado de creibles, sino que se extienden como la polvora, entremezclandose con la opinión de la calle. (algún día haremos un repaso por los acontecimientos más interesantes de la política online)

Hagamos con todo esto un guión de cine, y contrarrestemos la mala publicidad de unos contenedores de residuos tóxicos, con una playa Compostela convertida en Chernobil, con aguas no aptas para cardíacos (que sí que no, que sí que no, que sí que no) en una Ría convertida en Carrilexa, al más puro estilo del peñón de Gibraltar, cuyos límites jurisdiccionales están custodiados por unas varas verticales, unidos a un complejo sistema de alerta, para evitar un posible desembarco de Normandía (no me digáis que las bateas desde Xiabre no parecen barcos en formación, en una escena própia del día D). Mientras se negocia en los despachos la deuda del Encontro de Embarcaciones Tradicionales que pueden afectar a las relaciones entre los paises vecinos. Mientras, en Vilaxoán, las ordas piratas se preparan para As Revenidas.

(Las fotos, extraidas de twitter y facebook  pertenecen a sus respectivos autores)


 
Top