Compartir:


Charla-taller sobre solarigrafía, impartida por Diego López Calvín, dentro de la programación del 5º Festival Internacional de Fotografía Proxecta, celebrado en Vilagarcía de Arousa.

SOLARIGRAFÍA: Es la imagen que registra la huella del Sol en su movimiento aparente sobre la bóveda celeste. Utilizo cámaras estenopeicas cargadas con papel fotosensible en blanco y negro, de tal modo que las imágenes aparecen sin necesidad de ser procesadas químicamente. Para conseguirlas son necesarias largas exposiciones de tiempo que ocupan desde un día, hasta varias estaciones durante el año. Fotografían el paisaje, la luz y el movimiento de los astros, proporcionando información sobre la atmósfera para cada latitud del planeta. Son imágenes que muestran puntos de referencia relacionados con el viaje que nos lleva alrededor del Sol.

Se producen sobre el papel fotosensible por ennegrecimiento directo, formando una imagen negativa. El papel es escaneado y procesado digitalmente con un programa de tratamiento de imágenes, para crear un archivo digital. El negativo original permanece sensible a la luz y solo puede ser visto en condiciones de luz controlada.

El Sol es un reloj que nos invita a reflexionar sobre las relaciones entre el espacio y el tiempo.
Podemos imaginar que son fotografías en las que la naturaleza se contempla a si misma fuera de los límites de la vista convencional, una suerte de visión que nos acercara, a lo que sería visto dentro de un paisaje por las propias rocas o árboles.


PROXECTA: Impulsado por los fotógrafos José Luiz Oubiña y Miguel Riopa, surge en 2008 PROXECTA Festival de Fotografía. PROXECTA apuesta por la utilización de espacios urbanos para usos culturales y la exploración de formatos, soportes y espacios expositivos no convencionales en relación a lo fotográfico.

La fotografía se reconcilia y se reencuentra con el público, con la gente corriente de la calle que ha alimentado las cámaras desde su invención. Ese es el principal objetivo del Festival de Fotografía ‘Proxecta’ que se celebra cada 19 de agosto en la localidad de Vilagarcía de Arousa, en Galicia.

Coincidiendo con el Día Mundial de la Fotografía, la villa arousana se convierte en una de las capitales peninsulares de esta expresión artística y periodística que reúne a cientos de profesionales y aficionados. Lo más importante del evento es que la muestra sale a la calle y se entrega por igual a todo tipo de público.

El acto principal consiste en la proyección nocturna de una docena de colecciones de otros tantos autores, tanto en la faceta fotoperiodística como en especialidades más artísticas, publicitarias o conceptuales. En las proyecciones, que se ofrecen en plena calle al aire libre sobre una pantalla gigante, se congregan en cada edición varios cientos de espectadores. Además del pase principal para el público, los organizadores ofrecen también diversas actividades paralelas, como exposiciones fotográficas o conferencias de destacados profesionales.



 
Top