Compartir:
0
Dicen que internet está acabando con el periodismo tradicional, eso y el intrusismo.
La realidad es que el elemento diferenciador entre el buen periodismo y el rumor se está difuminando. Quizá es supervivencia olvidarse de todos los conceptos y pretender ser el primero en la línea de salida. Últimamente, lo que antes eran casos aislados de charlatanería se están convirtiendo en habituales: se comenzó con casos aislados como la prematura noticia de la muerte de Fraga días antes de producirse, y ahora es una constante esta fiebre del oro por la noticia más macabra, lease tema Asunta o la última de hoy, la supuesta aparición de un cadáver en Armenteira que el imaginario convierte en unas horas en alguien identificado, con nombre, apellidos y familia.

Maika Navarro cubría la noticia, -recién aterrizada hacia un par de horas en Galicia para cubrir la sentencia del Prestige- con la claridad con la que se habla en posesión de la verdad absoluta, con todo detalle, de la aparición del cuerpo y de los indicios casi convertidos en pruebas claras.

La conductora del programa va un paso más allá y no deja duda en que conoce al asesino -aunque no dirá quien es- y que debe estar en estos momentos muy nervioso.

Los medios digitales se hicieron eco de la noticia (todavía  no sabemos quien inicio el bulo), en esa enloquecida carrera por dar el detalle más grande, lo inmediato, por llamar la atención.

Casi inmediatamente, como ocurre todo, se desmintió por parte de la policia cualquier hallazgo. Sin cadáver, sin historia, sin argumento hubo quien inteligentemente entonó el mea culpa.
La periodista que hace el reportaje desde Galicia (aterrizara hacia
 un par de horas, en un ejercicio de falta de contraste, hace
 apenas una semana
Sin embargo en muchas redacciones (aquíaquí, aquí y aquí), la noticia sigue estando en vigor, y tienen dos opciones: retractarse y reconocer el error recobrando credibilidad, o como solo harían los ignorantes de la naturaleza de la red, en la que todo deja huella, eliminarían los contenidos. Sabréis viendo cada caso quien aguantará el pulso de la adaptación de la prensa a los nuevos medios y quien se quedará en el recuerdo.

Ya no nos podemos creer nada, ni siquiera este texto, que es solo una opinión. Para curarse en salud, si antes era necesario leer, ver, oír algunas fuentes para sacar conclusiones, ahora se hace imprescindible hacerlo con todas. Y lo recomendable, ir eliminando fuentes poco confiables.

Recomendable lectura
Cómo contrastar la información
Expertas recomiendan contrastar la información en varios canales de internet
Cómo contrastar la información
Contrastar la información: básico para realizar un trabajo con la mayor veracidad posible

Publicar un comentario Disqus

 
Top