Era una obra reclamada por los vecinos, que acostumbran a recorrer la senda de Ariño que une el puente de Vilanova con el Terrón, y que llegado el atardecer se volvia dificil de transitar por la falta de luz.

La solución pasaba por instalar puntos de luz en lugares estratégicos, de tal forma que no afectaran la singularidad del recorrido, a las vistas, o que proporcionaran demasiada luz.

El resultado se puede comprobar ya en la senda, que ya es recorrida por vecinos que valoran positivamente la obra, ya que les permite pasear al anochecer con seguridad.


Suscríbete a Arousa TV por correo
 
Top