España se volvió a proclamar campeona de la Eurocopa, en la final contra Italia, con un sorprendente resultado de 4-0.

Así se vivió en Vilagarcía de Arousa la final y la fiesta del triunfo.